La salud esta enferma de cordobesismo

Opinón 13 de septiembre de 2020 Por Zaida Charafedin
Córdoba vivencia una pandémia heterogénea, las flexibilizaciones que el cordobesismo brindo en comunión con el COE, eran solo para acallar a los sectores pudientes.
Hospital Pediatrico

En el deporte fue visible, tenis y golf, en el esparcimiento social, Bares “ y en simultaneo una sordera con las y los agentes de salud que reclamaban y denunciaban los padecimientos a los que debe afrontar la ciudadanía y el trabajador que los atiende.

Los reclamos de la salud no surgen con el contexto del Covid 19, tienen un largo camino de más de dos décadas en un sentido claro de defensa de la salud pública y gratuita. Esta, no pueden ni deber ser el negocio ni el ajuste de ningún gobierno.

El cordobesismo y sus tercerizaciones en la administración pública, también desembarcaron en los nosocomios, acompañados de la precarización laboral con salarios bajísimos y jefes puestos a dedos, entre otras calamidades.

Digamos que así mantienen, el eufemismo de ser peronista (aunque hace mucho que no nombran al peronismo) pero oprime a los más débiles. De políticas sanitarias en lo social, nada.

Mientras sus trabajadores de la salud lo único que han recibido es el premio de pasar de cobrar últimos, a cobrar segundos en el cronograma salarial, (porque antes cobra la policía).En un conflicto salarial que duro mucho tiempo, donde salud fue el sector que más tensión provoco, Schiaretti aplico castigo y nos pasó al último turno de pago. Hasta eso realizo.

El propagandismo de estos señores no anuncia nada de lo que realmente se vive.

Si, camas hay, pero personal para atender, no. El polo sanitario, fue presentado por el COE como el lugar destinado para batallar la pandémia, pero la distribución de pacientes no fue así y los traslados tampoco. Recuerdo cuando del geriátrico del interior, uno de los primeros brotes de contagio comunitario, fueron llevados sorprendentemente al hospital Italiano. Esta situación que el pueblo de córdoba siguió detenidamente nos lleva a preguntarnos ¿Acaso no estaba disponible el polo?

Empezaron los brotes en los barrios populares y los testeo en los hospitales se demoraban porque todo estaba destinado a esos brotes, los números no daban para garantizar ambas cosas, siendo este el comienzo del descontrol frente a la faltante de insumos.

Sin contar que se cerraron centros de salud de atención primaria en los sectores humildes, lo que provoco más sobre población en los hospitales, se debería haber comprendido que hay otras enfermedades o patologías fuera del Covid-19 que también merecen su atención temprana y contención. La salud mental, ya avasallada y con pocos servicios, se vio duramente afectada.

Las y los trabajadores de la salud de córdoba batallamos siempre contra todo este proceso de desguace en la salud pública y gratuita. Hoy, no hay voz que alcance. Los registros, nos dicen que se manejan desde el gobierno provincial como indica cadena 3.

Los ejemplos: la flexibilización sin estar en condiciones óptimas, el acontecimiento del retroceso en una fase se dio una sola vez sin brotes para saquear a las y los trabajadores; dinero que aún no se ve materializado en políticas sanitarias. Parece que este monto de billetes, más los seguros que nos descontaban a los empleados públicos en carácter de catástrofe, fue a parar a un bolsillo roto. La falta de insumos, la falta de personal, la poca garantía para que los trabajadores y las trabajadoras desempeñen su función con tranquilidad, los salarios indignos es el cóctel de lo anunciado: EL COLAPSO.

La orfandad y desvalorización que sentimos en salud, no serán saldadas con sus propagandas y parches políticos que solo aumentan situaciones dolorosas e inhumanas en los nosocomios provinciales.

No primó en este gobierno ninguna práctica integradora ni de contención si de abandono a la población. Vemos padres con sus hijos, ir de un hospital a otro buscando atención; pacientes que no dejan ingresar a ciertos lugares o que simplemente se hartaron de esperar para ser atendidos; demoras en los resultados de test, entre otros destratos a la ciudadanía

Las y los agentes de la salud resolvemos mucho más de lo que el gobierno nos brinda para hacer. De estas situaciones, no se dice nada. Cuando cierran algunos servicios en las instituciones de la salud pública es porque ya se hizo de todo y no hubo respuesta.

El Ministro de Salud, como cree que llega un padre que no pudieron atender su hijo por falta de hilo de sutura, o si lamentablemente tuvo una fractura y ya en dos hospitales un sábado por la noche, se anoticia que solo un hospital tiene guardia de traumatología infantil.

Además de resolver sin herramientas, solemos ser el depósito de insultos y agravios por el abandono sentido de los pacientes. no todos llegan a nuestros hospitales en auto, la mayoría recorre de a pie, y en situaciones de extrema vulnerabilidad, producto del crecimiento de la pobreza de los últimos 4 años, consecuencias del gobierno Macrista, (que hasta el ministerio de salud nos robó), sin embargo el cordobesismo fue un gran amigo” político y alguito más.

“Si hacemos una asamblea, somos vagos”. Es una construcción de sentido que los gobiernos han acuñado para que la lucha de la clase obrera se visibilice así y quede solo sin apoyo de la ciudadanía, que obviamente atraviesa este y otros problemas por ausencia estatal. En los hospitales hemos optado algunas veces por pegar nuestros recibos de sueldo a la vista de quien lo desee, lo conversamos, le explicamos porque son los reclamos, que tienden a mejorar la calidad del sistema de salud para atenderlos. Aunque solo refleja que se encuentran con otras preocupaciones, tal vez desde su mirada, con mayor urgencia y seguro con razón, seria esto la división que se viene instaurando para limar los lazos de la solidaridad social rompiendo la fuerza natural y mayoritaria.

 En definitiva, los medios y el cordobesismo tienen este pacto de ser los “anticuarentenas de la pandémia” sin explicitarlo, mostrando distintos rostro de acuerdo a los intereses que los cobijan y que no son los de la sociedad democrática.

Lo que sí debe quedar en claro, que Schiaretti jamás planifico una política para la salud pública y gratuita. Él, la ve como un negocio.

Lo que queda de la salud, es gracias A LAS Y LOS TRABAJADORES y a todos los reclamos y luchas que fuimos llevando durante décadas.

Te puede interesar