Arde Colombia

Patria Grande 05 de mayo de 2021 Por Alcira Vaca Martinez
Es necesario que la comunidad internacional exija al gobierno del presidente Iván Duque parar las masacres!!!!!
REPRESION EN COLOMBIA 1

A priori es complejo tener un panorama claro sobre lo que está sucediendo hoy en Colombia, a partir del llamado al paro nacional convocado por las centrales obreras el pasado 28 de abril, a raíz de la presentación al Congreso Nacional de una reforma tributaria, que generó el unánime rechazo de los trabajadores del país, por los efectos devastadores que golpean a la mayoría del pueblo colombiano.

Es la tercera oportunidad en la que Iván Duque intenta que los legisladores aprueben una reforma que no cuenta con el consenso de sindicatos ni organizaciones de la sociedad civil.

Podríamos decir que esta explosión popular, es la consecuencia de un dramático estado de cosas que vive el pueblo colombiano desde hace décadas y que encontró en el rechazo a la reforma tributaria, el canal para manifestar de manera concreta, el descontento profundo, frente a una situación que ya no podía sostenerse.

Las masivas movilizaciones realizadas en numerosas ciudades del país en rechazo a la aprobación de la reforma tributaria, obtuvieron como respuesta una feroz represión con muertos y cientos de heridos y presionado por estas manifestaciones, el Presidente Iván Duque ordenó el pasado domingo 2 de mayo, el retiro de la propuesta que debía debatirse en el Congreso Nacional.

El fuerte descontento popular patentizado en las calles y la falta de consenso en un amplio sector de legisladores que señalaron la incidencia negativa en el conjunto de los trabajadores y la clase media, en circunstancias en que el país, como todo el mundo, sufre las consecuencias de la crisis desatada por la pandemia de COVID19, provocó el retiro de la propuesta presidencial y la renuncia del Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.

Iván Duque propuso elaborar un nuevo proyecto de reforma tributaria que dejara sin efecto los principales puntos de conflicto, por ejemplo, el aumento del IVA a bienes y servicios y la ampliación de la base de contribuyentes al impuesto a la renta.

No obstante, esta iniciativa del primer mandatario no descomprimió la tensión existente y el Comité Nacional de Paro, que engloba a diversas organizaciones sindicales y sociales, convocó nuevamente a la movilización para exigir al gobierno un cambio de política económica e incluso avanzó planteando reformas al sistema de salud.

Y en este sentido se convocó a un nuevo paro nacional el miércoles 5 de mayo.

Voceros del Comité de Paro, dejaron en claro, que el pueblo colombiano, no se ha movilizado únicamente en rechazo a la reforma tributaria, sino que sus reivindicaciones van mucho más allá, habida cuenta de la dramática situación social por la que atraviesan millones de colombianos y colombianas desde hace mucho tiempo.

El presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Francisco Maltés, consideró que…” el anuncio del retiro del proyecto de reforma tributaria es un triunfo de los millones de ciudadanos que se movilizaron y del apoyo mayoritario que brindaron al paro nacional del 28 de abril…”

La reforma tributaria parece haber sido el detonante generador de una reacción popular de indignación, frente a la insensibilidad histórica de una clase dirigente y de un gobierno, para quien la vida de sus ciudadanos es poco menos que nada y que dispone de ella, con la total impunidad de quien se sabe a salvo de toda rendición de cuentas.

El derecho a protestar del pueblo colombiano, de manifestar su repudio a medidas que lo dañan severamente, fue respondido con una desproporcionada represión, propia de dictaduras, por parte de las fuerzas de seguridad, policiales, militares, que actuaron como si su propio pueblo fuera el enemigo a abatir.

Dia tras día son asesinados lideres y lideresas sociales, dirigentes campesinos, juveniles, mujeres del pueblo, niños y jóvenes, en una espiral de violencia institucional por parte de Estado, que parece encontrar en el pueblo colombiano un contrincante a destruir.

La sociedad colombiana no acaba nunca de enterrar a sus muertos. ya no sabe cómo contarlos…sus heridos, secuestrados, hambrientos, desocupados, desplazados, ofendidos y ese pueblo que se desangró hasta lo imposible , probablemente dijo basta!!

No es posible predecir que sucederá, pero lo que si es cierto es que nada volverá a ser como una semana atrás.

No podemos asegurar que el narco gobierno de Duque crea o sepa que tiene o no los días contados, lo que importa es que el pueblo colombiano haya dicho NO MAS !!! trazando una línea divisoria entre el antes y este después.

Las imágenes de las masacres interminables que nos llegan son aterradoras, no es posible imaginar el nivel de odio a su propio pueblo que cargan dentro de si los efectivos militares, policiales, de seguridad, a los que se suman paramilitares y parapoliciales, elementos desclasados a los que se ha incentivado para ser verdugos de sus propios hermanos… …

Aquellos que tienen la obligación institucional de cuidar a sus compatriotas, esta semana no han hecho más que profundizar una brecha sangrienta que ya existía desde décadas y que evidentemente es insuperable.

¿Cómo explicará al mundo el presidente Duque el brutal accionar de sus fuerzas de seguridad al mundo? …Cómo explicará a la comunidad internacional la feroz represión desatada sin control y de la que como presidente es el principal responsable… el Parlamento tendrá algo para decir y sobre todo hacer????

Iván Duque sólo está preocupado por obtener la aprobación del expresidente y mentor Álvaro Uribe Vélez, quien atiza todo aquello que daña al pueblo colombiano?

Buena parte de la geografía de Colombia está bajo una feroz represión haciendo centro en algunas ciudades, además de la capital Bogotá, Bucamaranga, Según los registros, hasta el momento hay 19 fallecidos -con las sospechas fundadas de muchos más-y cientos de heridos en Valle del Cauca, Neiva, Soacha, Yumbo, Ibagué, Madrid, Medellín y Pereira", informó la Defensoría del Pueblo de Colombia en un comunicado.

Cali con su aeropuerto militarizado, control castrense con la consigna de” mantener las ciudades limpias” …surgiendo entonces la inevitable pregunta…limpia de quiénes? ¿De ciudadanos colombianos y colombianas? ¿Eso es “limpiar “una ciudad?

El ejército colombiano es uno de los ejércitos más letales de América Latina, mejor pertrechado, ¿entrenado – en teoría- para defender la Patria? o para masacrar a su propio pueblo en acciones totalmente desproporcionadas y carentes de razón y legalidad.

Será por eso que abusando de su fuerza y poder, el Gral. de Ejército Zapateiro tranquiliza al presidente Duque asegurándole “…Ud. no se preocupe, presidente…éste es nuestro problema…nosotros sabemos que hacer…”

REPRESION EN COLOMBIA 2

El pueblo colombiano decidió el pasado 28 de abril, reaccionar frente a una medida del gobierno que afectaba directamente a su vida cotidiana, a su economía, a sus posibilidades de una vida digna.

La “solución “fue represión y muerte y como siempre, tomando como enemigo a la sociedad civil que sólo tiene sus cuerpos para resistir, las FFAA respondieron a sangre y fuego.

Rápidamente es necesario el LLAMADO URGENTE a los organismos internacionales, defensores de los DDHH, Amnistía International, Human Right Watch, muy sensibles a los asuntos internos de países soberanos de la región que deben pronunciarse YA, para parar las masacres.

Los colombianos y colombianas residentes en el exterior deben exigir y denunciar estas violaciones a los Derechos Humanos en sus respectivos países de radicación.

La Alta Comisionada de la ONU para los DDHH, Michelle Bachelet, tan cuidadosa con sus informes sobre violaciones en Venezuela, parece haber ensordecido desde hace mucho tiempo frente al clamor por los asesinatos de ciudadanos en ese país.

La OEA y su secretario General Luis Almagro, tan diligente en el caso de Bolivia, Venezuela o Cuba, ¿¿está ciego y sordo y los clamores del pueblo colombiano no llegan a sus oídos??

¿Qué espera el Secretario General. de la ONU, Antonio Guterres para pronunciarse y llamar a una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de ese organismo?

¡¡La comunidad internacional debe pronunciarse ahora mismo!!

¡¡Mañana será tarde!!

¡El número de víctimas de la represión no puede seguir incrementándose por la inacción de quienes deben actuar sin dilaciones!

Quienes deben actuar, tienen que hacerlo sin esperar un minuto más, ¡¡¡de no hacerlo deberán afrontar sus responsabilidades ante el mundo entero!!!

Te puede interesar