“El abajo que se mueve”

Opinón 29 de mayo de 2021 Por Luis Aubrit
A 52 años de la gesta popular conocida mundialmente como “El Córdobazo”
Bonforti

Cuando el sol iluminó la mañana del 29 de mayo, bautizó a la ciudad con rebelión. El paro dispuesto por la CGT nacional para el día 30, no satisfacía la voluntad de lucha de los sectores populares de la provincia mediterránea.

ToscoAtilioElpidio-550-A


Días antes la dirigencia gremial de nuestra provincia, acordaban una modalidad distinta de protesta. A una dictadura represiva, que venia sembrando cárcel y muerte en las protestas a lo largo del país, no se le podía responder con un paro dominguero. La muerte del estudiante Juan José Cabral, el 13 de mayo en corrientes, trajo como consecuencia las protestas estudiantiles en Rosario. Al grito de “Acción, acción para la liberación “ que resonaba frente al comedor universitario la policía respondió con represión. Lo9s enfrentamientos, abandonan los predios de la universidad para trasladarse a distintos puntos del centro rosarino. Un grupo de estudiantes y ocasionales transeuntes “quedan encerrados por dos escuadras represivas y se refugian en la galería Melipal. Allí ingresan los efectivos sedientos de sangre, y cuando se retiran queda tendido, herido de muerte, el estudiantes Adolfo Bello.7f232e40e4b0d53d9c3d2bb6ab1efb62_MAINLas 10 de la mañana del 29 de mayo, los trabajadores comienzan a abandonar las fabricas para dirigirse al centro de la ciudad. La columna de Santa Isabel, encabezada por Elpidio Torres, tiene su “bautismo de fuego” sobre avenida Vélez Sársfield. A partir de allí, se generalizan los enfrentamientos. 

Cordobazo

Sobre la calle San juan y Arturo M. Bas, el trabajador de Smata Máximo Mena, cae herido con una bala de plomo. Ese hecho, dispara la reacción del pueblo que desborda a la policia. 

hd201d120


Mas allá de los relatos de los distintos acontecimientos que se suceden, y que le lleva dos días al ejercito recuperar el control de la ciudad, “El cordobazo” deja profundas marcas en la historia política. 

Sin lugar a dudas, es la primera herida mortal del poder del dictador Ongania que un año después caería sin atenuantes. La acción directa mostró ser exitosa: renunció Caballero y se reabrieron las negociaciones colectivas. Se inauguró un ciclo de protestas en ascenso y comenzó a resquebrajarse la imagen de unidad y orden que mostraba el régimen. También tuvo lugar una crisis de las autoridades en diversos ámbitos, como por ejemplo en las conducciones sindicales. Otro aspecto distintivo, fue lograr la unidad obrero estudiantil en la acción; hecho que se ratifica en el acompañamiento de las demás luchas obreras por parte del estudiantado. 

Hoy, a 52 años de aquel hecho, queda la tradición de la movilización que trascienden lo individual. El Cordobazo, es un  símbolo de lo que la movilización popular puede lograr frente a la injusticia.

Te puede interesar